LOGIN       CONTACTO

DEFENSA DE RECURSOS >> HIPÓTESIS DE CONFLICTO

La realidad geopolítica argentina ha cambiado desde la establecida entre el fin de la Segunda Guerra Mundial a la finalización del conflicto de Malvinas. Eso no implica que Argentina no posea o pueda poseer en un futuro el riesgo de conflictos potenciales que pongan en peligro la paz y la estabilidad de la República.

El escenario internacional sufrió una importante mutación: de un mundo bipolar, a un mundo en el que una potencia hegemónica impone su agenda a seguidores, neutrales y enemigos. Por otro lado, las crecientes demandas de recursos naturales y materias primas reeditan las necesidades de proteger los recursos territoriales y naturales propios que puedan ser objeto de interés para terceros.

En el contexto regional, las tensiones por diferencias territoriales han disminuido en pos de una integración sudamericana real, lo que no implica que alguno de los estados participantes de tal integración haya disminuido o resignado su aparato de Defensa. La cooperación ha favorecido escenarios de operación conjunta, en los cuales la República Argentina muestra hoy sus reducidas capacidades.

Dentro de esas reducidas capacidades, a partir del Convenio IMO SAR de 1979, Argentina tiene la responsabilidad de la Búsqueda y Rescate hasta el meridiano 10°, una responsabilidad crítica para la que está pobremente equipada. Es imposible no mencionar la casi nula capacidad a la hora de prestar apoyo a las Fuerzas de Seguridad en delitos transnacionales, como el narcotráfico, el contrabando y el terrorismo.

A pesar de esta situación, en el Cono Sur en general y  tanto Chile como Brasil en particular, no se ha dejado de invertir fuertemente en Defensa con vistas a proteger sus inmensos recursos naturales. Chile hoy se ha convertido en una potencia militar regional, contando con una de las fuerzas aéreas más poderosas de la región. Además han potenciado fuertemente su Armada y Ejército, lo que le permite proteger sus inmensas reservas estratégicas de cobre, litio y sus riquezas ictícolas.

Del mismo modo Brasil es hoy una potencia militar regional indiscutida. Gracias a las inversiones en Defensa ha logrado una industria aeroespacial y pesada de uso dual (militar y civil) competitiva, que genera cerca de 70.000 millones de dólares anuales. Su principal empresa aeroespacial, Embraer, es la tercera productora y exportadora mundial de aeronaves civiles.

El concepto de disuasión militar, algo que en la Argentina se ha abandonado en las últimas décadas, no solo representa la capacidad real de proteger a la Nación y sus intereses estratégicos demostrando que las pérdidas humanas y materiales de un posible atacante podrían ser más elevadas de las que este podría aceptar, sino que además funciona como un elemento fundamental para la implementación de la política exterior y la defensa de los intereses nacionales. La fortaleza de las Relaciones Internacionales de una nación se mide no solo por la capacidad de la diplomacia, sino por la eficacia de las Fuerzas Armadas que reafirmen la voluntad soberana e independiente de la República.

En la primer década del siglo XXI se han presentado varias hipótesis de conflicto posibles que la Argentina necesita reconocer, y estar preparada para enfrentar si fuera necesario.


1. Recursos naturales renovables y no-renovables y la Pampa Azul:

Nuestro país posee una fuente importante de recursos naturales, tierras cultivables, agua potable, pesca, minerales e hidrocarburos de capital importancia en la actualidad, y que en el futuro cobraran mayor relevancia aun. Una hipótesis de conflicto a nivel global gira, sin lugar a dudas, entorno a las necesidades insatisfechas producto de la escasez mundial de recursos vitales; esto podría motivar en un futuro de medio alcance que los intereses argentinos colisionen con los de otros Estados que busquen obtener beneficios de nuestra posición privilegiada en cuanto a recursos naturales refiere.

Partiendo de una perspectiva realista donde los Estados tienen por objetivo  garantizar su supervivencia en un mundo anárquico es que resulta de capital importancia que Argentina posea las habilidades y medios para que su existencia y sus intereses subsistan y se cumplan.

Tomando esta lógica, las inmensas riquezas que se poseen en la llamada Pampa Azul, como se ha dado a llamar a la extensa ZEE argentina, será una posible fuente de conflicto por la variedad de recursos que se encuentran en la misma, muchos de los cuales podrían ser fundamentales para el futuro nacional.


2. Narcotráfico / terrorismo:

Aun siendo amenazas transnacionales, su problemática es compleja y como tal requiere de la intervención de equipos multidisciplinarios. En particular el problema del narcotráfico se ha convertirlo en un tema prioritario para la defensa nacional. Convertirlo en una cuestión estrictamente militar es incorrecto, pero la necesidad de prestar asistencia técnica, material y logística a las FF.SS federales convierte a este problema en uno de los objetivos prioritarios para el reequipamiento de las FFAA.


3. Malvinas:

Si bien la realidad indica hoy que un conflicto armado no solo es absolutamente inviable tanto por nuestra política diplomática, interior, exterior y de defensa, como también por la aproximación social y comercial, es una realidad indiscutible el hecho de que a 600 km de nuestras costas existe una base militar foránea en un territorio nacional en disputa, que dispone de fuerzas armadas profesionales y con entrenamiento superlativo, equipados con material muy superior al disponible por las FFAA argentinas, y que de manera constante vulnera nuestros espacios navales y aéreos con sus unidades militares.


4. Antártida:

Argentina ha mantenido una constante presencia humana en la Antártida desde el 2 de Enero de 1904. Por 112 años se ha colonizado y desarrollada una política nacional que nos ha dado derechos primarios para el reclamo de los territorios antárticos y los mares aledaños. En los últimos años, con aspiraciones de poseer las inmensas reservas ictícolas y posibles reservas minerales y de hidrocarburos de esta zona, el Reino Unido ha elevado un reclamo territorial basándose en la proyección geográfica desde las Islas Malvinas sobre nuestros territorios antárticos, que se superponen además con pretensiones chilenas que intentan imponer derechos sobre partes de nuestros propios reclamos territoriales.

La falta de una flota aeronaval que nos dé la posibilidad de desplegar patrullas constantes en las aguas australes socava la posibilidad de mantener nuestros derechos en el continente blanco, y ponen en peligro nuestras aspiraciones de poder obtener la propiedad territorial de nuestro sector antártico.

Diseño web: Eplaxo